Lorem ipsum dolor sit amet, conse ctetur adip elit, pellentesque turpis.

Teléfono: 661 713 329     Siguenos

Image Alt

Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León

  /  Entrevistas a un colegiado   /  Entrevista a un colegiado: Ignacio Alonso González

Entrevista a un colegiado: Ignacio Alonso González

Si mi trabajo no fuese mi trabajo, seguramente sería mi hobby

Ignacio Alonso González

Cuéntanos un poco tu trayectoria tanto en tu trabajo como en el colegio

Creo que nuestra profesión suele ser vocacional. Al menos para mí lo ha sido. Recuerdo mis primeros contactos con el mundo de la informática, escribiendo pequeños programas en BASIC. Los primeros los copiaba de un libro que encontré en la biblioteca de San Nicolás, en Valladolid, y aquello me parecía increíble.

Conforme iban pasando los años tenía claro que era a esto a lo que quería dedicarme y, cuando llegó la hora, me matriculé en la Universidad de Valladolid, primero en Ingeniería Técnica Informática de Sistemas y luego, sin pararme a pensarlo demasiado, en Ingeniería Informática.

Terminé los estudios, en el año 2006 y preparé la maleta para, como tantos compañeros, irme a trabajar a Madrid. No llegué a hacerlo. Conseguí un trabajo en el Parque Tecnológico de Boecillo, en Valladolid y allí pasé los siguientes cinco años, peleando con Data Warehouses y rodeado de muy buena gente.

Fue también allí, en el año 2007, cuando conocí la labor que realiza el colegio y decidí colegiarme.

Hace ya más de tres años, me embarqué en esta aventura, dejé mi tierra y decidí venirme a vivir a Londres. Ha sido un gran cambio tanto en el plano profesional como en el personal.

Si mi trabajo no fuese mi trabajo, seguramente sería mi hobby

Ignacio Alonso González

Cuéntanos un poco tu trayectoria tanto en tu trabajo como en el colegio

Creo que nuestra profesión suele ser vocacional. Al menos para mí lo ha sido. Recuerdo mis primeros contactos con el mundo de la informática, escribiendo pequeños programas en BASIC. Los primeros los copiaba de un libro que encontré en la biblioteca de San Nicolás, en Valladolid, y aquello me parecía increíble.

Conforme iban pasando los años tenía claro que era a esto a lo que quería dedicarme y, cuando llegó la hora, me matriculé en la Universidad de Valladolid, primero en Ingeniería Técnica Informática de Sistemas y luego, sin pararme a pensarlo demasiado, en Ingeniería Informática.

Terminé los estudios, en el año 2006 y preparé la maleta para, como tantos compañeros, irme a trabajar a Madrid. No llegué a hacerlo. Conseguí un trabajo en el Parque Tecnológico de Boecillo, en Valladolid y allí pasé los siguientes cinco años, peleando con Data Warehouses y rodeado de muy buena gente.

Fue también allí, en el año 2007, cuando conocí la labor que realiza el colegio y decidí colegiarme.

Hace ya más de tres años, me embarqué en esta aventura, dejé mi tierra y decidí venirme a vivir a Londres. Ha sido un gran cambio tanto en el plano profesional como en el personal.

En qué consiste tu trabajo

He encontrado una gran diferencia en este sentido entre España y Reino Unido que me ha hecho replantearme en que consiste realmente mi trabajo (e incluso como debería desarrollarse software).

En España, si se me permite la generalización, se suele ver la programación como una tarea a realizar en la fase inicial de la carrera profesional. Un paso de entrada desde el que ascender a un puesto de analista de negocio que, a su vez, si todo va bien, permitirá el ascenso hacia un puesto de gestión.

En Reino Unido se suelen ver estos puestos como diferentes carreras profesionales.

Los jefes de proyecto suelen estudiar certificaciones específicas sobre gestión de proyectos y comienzan su carrera profesional en puestos de gestión de proyectos.

Los analistas de negocio no suelen tener ninguna formación técnica sino que son especialistas en el dominio en el que trabajan.

En puestos técnicos (desarrollo, operaciones…) no se espera que el trabajador tenga un conocimiento profundo sobre el dominio de negocio sino que se espera capacidad técnica para resolver los problemas que planteen los analistas.

Incluso las estructuras salariales reflejan que son carreras profesionales independientes y no es raro encontrar, por ejemplo, que un programador con suficiente experiencia cobre un sueldo mayor al de los analistas o jefes de proyecto con los que trabaje.

En mi opinión, las implicaciones que esto tiene en el trabajo diario son enormes. Por citar solo una; poder trabajar en pareja con un programador con varias décadas de experiencia es, cuando menos, impresionante.

Como desarrollador de software, he trabajado en diferentes sectores: telecomunicaciones, apuestas deportivas, sobretodo carreras de caballos, marketing y desde hace unos meses trabajo como consultor independiente en el sector de las agencias de publicidad.

Qué te gusta más de tu trabajo

Me encanta mi trabajo. Si mi trabajo no fuese mi trabajo, seguramente sería mi hobby.

Además, soy muy optimista con respecto a nuestra profesión, aunque he de reconocer que lo soy bastante más desde que vivo fuera. Personalmente, me considero un privilegiado y creo que los ingenieros en informática somos, si no privilegiados, al menos muy afortunados.

Somos profesionales clave en un sector clave. Las empresas que quieren hacer software de calidad saben que tienen que escucharnos. Y, personalmente, me gusta sentirme escuchado y me gusta que mi trabajo se valore. Y seguro que en esto coincidimos todos.

Qué retos encuentras en tu trabajo

El mayor reto, sin duda, es la necesidad continua de aprender, de actualizar los conocimientos. Diferentes empresas utilizan distintas metodologías. Todos los días aparecen nuevas herramientas, nuevos riesgos de seguridad…

Da un poco de miedo pensar a qué velocidad el conocimiento tecnológico se puede volver irrelevante.

Qué has encontrado que haga tu trabajo más fácil

Me parece que en esta respuesta coincidimos todos los que hemos pasado por aquí. Una buena señal.

Estoy muy agradecido a las personas que me he ido encontrado por el camino. Tanto estudiando como en los diferentes entornos en que he trabajado, siempre he encontrado personas dispuestas a compartir su conocimiento conmigo. Personas que te hacen sentir parte de un equipo.

Post a Comment

17 − 10 =