Lorem ipsum dolor sit amet, conse ctetur adip elit, pellentesque turpis.

Teléfono: 661 713 329     Siguenos

Image Alt

Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León

  /  Uncategorized   /  Cómo trabaja la “otra mitad” – reflexiones sobre directivos e ingenieros

Cómo trabaja la “otra mitad” – reflexiones sobre directivos e ingenieros

Pablo Santos Luaces, decano CPIICyL

Hace unos días salió publicado en reddit el siguiente blogpost: “How the Other Half Works: an adventure in the Low Status of Software Engineers” https://michaelochurch.wordpress.com/2014/07/13/how-the-other-half-works-an-adventure-in-the-low-status-of-software-engineers/ que me pareció muy interesante para comentar en el ámbito del Colegio.

Pablo Santos Luaces, decano CPIICyL

Hace unos días salió publicado en reddit el siguiente blogpost: “How the Other Half Works: an adventure in the Low Status of Software Engineers” https://michaelochurch.wordpress.com/2014/07/13/how-the-other-half-works-an-adventure-in-the-low-status-of-software-engineers/ que me pareció muy interesante para comentar en el ámbito del Colegio.

Habla de cómo los puestos directivos son tremendamente más valorados que los técnicos a pesar de que… ¡¡es más fácil conseguirlos!!
 

Resumen del artículo

Resumo brevemente el artículo para quienes no tengan ganas de leérselo entero.

Un ingeniero de software con experiencia que trabaja en la Costa Este de Estados Unidos, en una entidad bancaria, decide que quiere cambiar de aires. Refresca (y tunea) un poco su currículum y comienza a enviarlos a empresas “cool” de la Costa Oeste.

La “gracia” del asunto es que prepara dos currículums diferentes:

  • Uno como ingeniero de software con experiencia – quizá exagerando un poquito su trayectoria pero ajustado a la realidad (a marrones de mantener programas antiguos, mal hechos, de los que no aprendes nada bueno, los llama “proyectos de mejora de infraestructura crítica).
  • Otro como “manager” pero de los que se “mancha las manos”. En este caso dice que es mucho más fácil justificar los proyectos marrón en los que tuvo que quemar parte de sus años anteriores, en lugar de disfrazarlos simplemente dice que fue “manager” del proyecto, nadie espera que haya hecho ningún trabajo real durante ese tiempo así que nadie le preguntará (como luego comprobó) y encima a poco que cuente que tocó esto o aquello “manchándose las manos” le sumará puntos.

Bueno, después de preparar los currículums tuvo varias entrevistas técnicas. 3 de 5 fueron bien. Una de las que fue mal ocurrió con un vicepresidente técnico de una empresa que le pidió que resolviera un problema y no fue capaz. El “problemilla” en cuestión era el que resolvía el principal algoritmo de la empresa en cuestión (que no era google ni nada, pero era importante el algoritmo para ellos) y que sin duda tardaron años en resolver ellos mismos. Es decir: que el VP en cuestión, una vez que vio que el candidato no era un doctor con amplia experiencia en I+D, solamente lo iba a admitir si era un figura estratosférico.

La conclusión de las entrevistas técnicas es que eran súper exigentes, algo habitual para un ingeniero.

Ahora viene la parte graciosa: tuvo también entrevistas para el puesto de dirección (de una empresa tecnológica también). Y aquí las cosas cambian, siendo exactamente la misma persona. En primer lugar desapareció el aire paternalista directivo-con-ingeniero de “esta es una gran oportunidad para tu carrera” (aunque te paguemos poco) y otras historias. El CEO de la empresa de turno, una start-up con 100 personas ya, le trataba de igual a igual. No había preguntas técnicas sino más bien de “management” (behavioral dice el artículo) a las que el ingeniero de turno dice que podía responder casi siempre con la misma línea argumental de “cuando no puedo hacer yo mismo las cosas tengo que delegar y blah, blah, blah”. No había nada “real” que demostrar (me remito a lo que pone el artículo) y pudo salir muy airoso.

Finalmente dice que ocurre un poco lo siguiente:

  • En la entrevista técnica empiezas con 90 puntos pero cada cosa que no sepas resta puntos. Vale, no te sabes de qué va Node.js, 10 puntos menos (todo esto es figurado, nadie está con una libreta sumando puntos, pero es su impresión, que mucha gente comparte). No sabes NoSQL, 20 puntos menos, etc, etc. Es decir, que tienes que demostrar en cada momento y cualquier cosa que no sepas juega en tu contra.
  • En la entrevista de dirección empezaba con un 70 pero cada cosa que sabía sumaba. Que sabía algo de PHP, genial, 5 puntos más, y así sucesivamente.

De hecho cuenta que el CEO de la empresa que le entrevistó como vicepresidente técnico (creo recordar) le ofreció el puesto. Le dijo, no obstante, que ellos eran una startup, y que entonces no podría cubrir ciertos gastos de traslado. Vamos, que contase con una casa pagada varios meses, no sé cuántos mil dólares por el traslado, pero que no le podían ayudar a vender su casa ni cubrirle la diferencia si perdía dinero. Vamos, que se estaba disculpando por no poder darle el 100% del tratamiento VIP directivo, mientras que le ofrecía unas condiciones infinitamente superiores a la que le daban por traslado en el puesto técnico!

Al final concluye que todo se debe a que los software engineers son unos profesionales de “bajo status social” y por eso se les cuestiona constantemente. Si tienes un bajo estatus social la gente encontrará razones para que no le gustes, sin embargo si tienes alto status encontrará razones para todo lo contrario.

Habla también del sacrificio: los ingenieros se sacrifican trabajando en fin de semana si hace falta para sacar el proyecto adelante, pero nadie se lo reconoce. Entre managers está claro que no se sacrifican si no sacan algo a cambio, en forma de bonus, promoción, etc, y no les duelen prendas en decirlo claramente. De ahí el alto status.

Hay un párrafo muy bueno: lo que los ejecutivos entienden, casi intuitivamente, es la reciprocidad. Hacen favores para obtener favores pero evitan el auto-sacrificio. No les preocupa “entrar en política de empresa” porque se dan cuenta de que eso es su trabajo en gran parte.
 

Reflexiones

El artículo me parece muy interesante y toca muchos temas que a pesar de estar escrito en USA son exactamente iguales aquí, incluso peores diría yo.

No es caer en el tópico de siempre pero la realidad es que el trabajo técnico es mucho menos reconocido y retribuido que el trabajo de ‘jefe’, del tipo que sea, y por supuesto pasando por el departamento comercial de cualquier empresa tecnológica. Si alguien quiere tener un alto reconocimiento y un sueldo acorde, más le vale hacerse director comercial o director de algún tipo cuanto antes.

Esto es algo que he pensado muchas veces y siempre me viene a la mente la misma imagen: un ingeniero podría sentarse en la silla de un director de casi lo que sea durante unas horas sin hacer demasiado el ridículo, sin embargo el “director de lo que sea” no aguantaría ni 20 minutos en la silla del ingeniero de software sin hacer un ridículo espantoso por no saber ni por dónde empezar. Es más difícil el Eclipse que el PowerPoint y requiere mucha más formación.

La pregunta es cuánto de todo esto es, como también apunta el artículo, culpa de los propios software engineers.

Post a Comment

siete + siete =