Menosprecio de las administraciones públicas hacia los Ingenieros en Informática

Menosprecio de las administraciones públicas hacia los Ingenieros en Informática. #InformáticaSoluciónYA

A continuación se va a exponer un ejemplo de minusvaloración de nuestra profesión y de nuestro título. Esta vez, por parte de la política de empleo informático de la Junta de Castilla y León.

En la Junta de Castilla y León, los puestos de trabajo de personal informático están adscritos a personal laboral y no a funcionario. Así, si un Ingeniero en Informática quiere trabajar en la Junta en un puesto relacionado con la informática, tendrá que ser como personal laboral. Esto difiere de otras ingenierías que tienen su propio cuerpo de funcionarios y nos deja en una situación de inferioridad respecto a los mismos.

Un ejemplo de esta situación de inferioridad, se refleja en la plaza de libre designación de Jefe de Servicio de Sistemas de Información de la Dirección General de Innovación y Resultados en Salud de la Consejería de Sanidad, resuelta recientemente (ORDEN SAN/149/2017). Esta plaza está adscrita a personal funcionario y, por tanto, no puede ser ocupada por nuestros compañeros que son personal laboral.

Es decir, una plaza de competencia completamente informática, no puede ser ocupada por Ingenieros en Informática.

En resumen, hay dos injusticias: por un lado, que la informática no tenga su propio cuerpo de funcionarios como la mayoría de ingenierías y, por otro, que sabiéndose que el personal informático es personal laboral, exista una plaza de Jefe de Servicios de Información dedicada a funcionarios dejando vía libre para que sea ocupada por otras titulaciones que sí que disponen de dicho cuerpo.

 

Desde nuestros Colegios y nuestro Consejo General luchamos y lucharemos para el reconocimiento de nuestra profesión en igualdad con el resto de las ingenierías.

Con situaciones como ésta se hace más patente la necesidad de nuestros Colegios Profesionales y la necesidad de que nuestros compañeros no colegiados acaben colegiándose para, desde una posición fuerte, afrontar con garantías procesos que permitan finalizar con la discriminación que padece históricamente nuestro colectivo.